Katástrofekalós

Digo cosas en voz alta e intento que se escuchen

En este sitio tan solo somos tu y yo: Mis pensamientos de trasnochado y un espectador mudo. Kalós es una palabra en griego que suena a Carlos jaja

Tómate en serio

Escrito por Katastrofekalos 17-05-2018 en estudios. Comentarios (0)

Hoy he recibido mi boletín de notas. He aprobado, algo quizá sorprendente... y digo quizá porque tampoco sé qué pensar al respecto. Tengo sentimientos encontrados, no sé qué merezco o dejo de merecer. ¿Por qué soy incapaz de saberlo?

El origen de todo esto, o eso quiero creer, está más atrás. Bastante atrás. Hace años pasé una mala época, y recuerdo pocas cosas al respecto, pero entre esas, recuerdo SALIR de esa época. Quizá fue impresión mía, pero algo me dijo que ahí cambió todo. Cierto es que muchas cosas cambiaron (objetivamente), pero de igual modo, la perspectiva que tenía yo mismo sobre mi entorno se sentía diferente. ¿Había cambiado yo o el entorno?

Sea como fuere, la situación cambió y yo me alegré por ello, pero de entre todas las cosas que vi, mis calificaciones fueron de las cosas que más cambiaron. Es difícil de explicar, pero pude apreciar el cambio de cómo sin estudiar podía sacar dieces a cómo estudiando podía sacar cincos. Era frustrante, pero en realidad nunca me había gustado el sistema, por ende, me daban un poco igual las notas. Eso pronto derivó.

En este proceso que antes mencionaba, de entre muchas cosas que acontecieron, repetí curso, y fue algo que en el momento no padecí en absoluto. Me negaba a mi mismo e incluso a mi reconocimiento (cosa que aún a día de hoy es lo que más disfruto. El reconocimiento, las bonitas palabras hacia mi). El año siguiente fue confuso en muchos sentidos, estaba en PDC, cosa que mi yo de hacía uno o dos años (con media perfecta de diez) repudiaría con toda su alma. No estaba enfadado o triste al respecto, y de hecho ha sido el año que más he disfrutado en mi vida (pero ese es un tema para otro día). Al tratarse de dicho curso, y sin intención de ofender, pude ir relajado y contemplativo. Siempre lo agradeceré.

El caso es que a partir de entonces todo pegó un giro importante. No sólo abandonaba el colegio, sino que pasaba a bachiller, cosa que decidí en el momento. Fue extraño. Mi primera clase, que yo recuerde, fue de literatura. Ese fue el momento en el que todo se torció y me di cuenta de que ese entorno no era el mío. Dije las palabras menos adecuadas, sobre el libro equivocado, frente a la profesora que no debía. Aún lo siento, Carmen.

Una de las cosas que más me frustró fue ver en mi primer examen un 4,3. A mis ojos había estudiado y no debía ser así mi nota, pero lo fue. Ya en segundo, me frustró muchísimo no entender absolutamente nada de lo que oía en clase. Entraba por un lado, salía por otro. Sin análisis, sin pausas, todo tremendamente agónico y estresante. Lo que quiero decir es que han pasado muchas (demasiadas) cosas que se han cargado mi perspectiva y entorno seguro, y todo eso me ha llevado a una cosa: Desamparo. Supongo que la clave está ahí, en tener un refugio. Es el punto donde toda persona se apoya para construirse. Sin base no hay catedral. 

Creo que ya puedo establecer conexiones: En su día, antes de mi catástrofe personal, tenía un "apoyo"; varios profesores, así como la psicóloga del colegio o mis compañeros (cosa de la que me di cuenta tarde) estaban ahí de una u otra forma; y sí, sonará pedante, pero me encantaba tener profesores detrás que me recordasen el potencial que tenía y el buen trabajo que hacía, que me sacase la psicóloga de clase para "hablar" conmigo y tener compañeros en los que apoyarme (o enfrentarme). Me nutría de ello, aunque estuviese mal. Una vez pierdes la base, toda la construcción cae y tienes que volver a construir. ¿Sabes quién te ayuda a construir? casi nadie. Porque no, a nadie le gusta una persona rota, eso es algo de locos. Y no culpo a ninguno por ello, y mucho menos quiero hacerme la víctima, en absoluto, es algo común y que todos pensamos aunque duela.

Por eso todo derivó de tal modo, porque no ME TOMABA EN SERIO.

Tomarse en serio a uno mismo no debe ser la CONSECUENCIA, sino la CAUSA. Yo, hasta entonces, era lo que era porque se me consideraba como tal. Me adapté al papel que me dieron. Cuando PERDÍ EL CONTROL, me quedé sin un papel; y cuando alguien se queda solo, sin un papel, sin un apoyo, y sin tomarse en serio, sólo le queda la nada. Vivir como definición y no como experiencia. Escuchar sin oír, hablar sin entender, y ver sin observar.

Le echaré toda la culpa, una y mil veces si es necesario, al sistema. No me estaré equivocando, el sistema está mal hecho, pero sólo el día que sea capaz de echarme a mi mismo la culpa, sólo ese día podré empezar a tomarme en serio, para ser mi pilar fundamental y construirme. Por eso, hoy, delante de la o las personas que lean esto, me echo la culpa. He recibido lo que ME HE HECHO.

No digo que ese aprobado vaya a hacerme feliz, ni tener más nota que otra persona con la que tengo un pique interno, pero tengo asumido que ese número va a decirme cuánto valgo. Sé que soy más que eso, pero a veces uno es simplemente irracional. A veces el mundo es injusto y la gente muy gilipollas (yo el primero), pero eso es lo que nos gusta: ser valorados. Sólo hay que decidir cómo queremos ser valorados, y para decidir, hay que estar construidos; TOMARSE EN SERIO.

Nadie me ha pedido que lo reconozca, ni me ha pedido que recapacite al respecto... pero sé, sin dudarlo un segundo, que no reconocerlo no haría más que recordármelo. A ti, persona que lee esto, no te exijo que te tomes en serio ni que asumas tus errores, pero recuerda que cuando cierres este post, en la pantalla que manejes sólo se va a reflejar una persona.

Tómate en serio

EL ESCULTOR (entre otras cosas)

Escrito por Katastrofekalos 22-04-2018 en hedi xandt. Comentarios (0)

Parece que en cada post voy a decir lo mismo, "hace tiempo que no escribo por aquí..." El caso es que no he tenido tiempo, y tampoco lo tengo, pero hoy haré una excepción.

En el post de hoy hablaré de un escultor que me ha dejado con el culo roto. Además pretendo que la gente olvide esa vieja frase de "El arte moderno es una mierda". Los hijos del siglo XX tienen muchas cosas que decir, y otras tantas que mostrar. Por si fuese poco, también quiero dejar claro que Bodan es un nazi de mierda y no tiene criterio. Ojalá le atropelle un camión.

Hedi Xandt es el nombre de este señor que tanto me gusta. Lo descubrí hace tan solo unos días pero es que... no me deja dormir. Anoche me acosté y no dejaba de ver sus esculturas, quedaron en mi retina. No sé qué es, pero tiene una obra que impacta muchísimo, y si analizas los elementos de la obra de forma individual, no caes en el por qué de su efecto, sin embargo -y aquí mi sospecha- el secreto está en la armonía entre todas sus partes. El modo en el que funcionan y se relacionan entre sí, esa es la clave.

Hedi Xandt es un alemán de recién incorporación formal al mundo del arte. Xandt esculpe, ya sean cabezas, cuerpos o ideas. Toma las referencias clásicas y las transforma utilizando oro, plata, cobre y demás materiales. Redimensiona las obras clásicas con unas ideas a transmitir. A Xandt le gustan mucho los cráneos, según él "son símbolo de terror pero a la vez se encargan de protegernos de todo mal" resaltando la ironía de la situación.

Palabras de Xandt:" El oro, por su parte, hace alusión a la belleza aplastante de lo divino y su pureza, pero también a su frialdad metálica," describe el artista en una entrevista "Me gusta usar la iconografía clásica de las caras helénicas blancas y alterarlas brutalmente, ya sea obligándolas a sacar su (siempre escondido) cráneo o añadiendo muchas puntas filosas para redimensionar sus siluetas"

No sorprenderá a nadie, este hombre siente debilidad por lo siniestro, y no es necesariamente malo. Sin embargo, una vez se hayan visto unas cuantas obras, las posteriores no van a traer sentimientos nuevos. Xandt habla de dioses, figuras helenísticas  y clásicas, el paradigma de belleza. Esto no es nuevo: el arte griego es el paradigma y canon de belleza, los griegos son LA NORMA que hemos heredado, y Xandt transforma la norma. ¿Quién dijo que todo era bello? ¿Quién dijo qué era bello? ¿Sabemos que hay detrás (literalmente) de la belleza de una persona?. Sin más vueltas inútiles, os dejo con la obra de Xandt. No he podido encontrar demasiada información sobre él, y mi reflexión es quizá escueta, sin embargo creo que la idea se transmite. Le deseo lo mejor a esta persona.

HEDI XANDT — WORKS

God of the Grove

HEDI XANDT — WORKS

Apollo Rey I

HEDI XANDT — WORKS

Apollo Rey II

(¿Cuál os gusta más?)

HEDI XANDT — WORKS

Una de mis favoritas - A King's Bed

Resultado de imagen de hedi xandt significado de su obra

(Sobran las palabras)

Resultado de imagen de hedi xandt


Resultado de imagen de hedi xandt skullptures




Buscaré más información sobre este hombre, quizá haya una segunda parte porque también tiene otras facetas (pintor, diseñador...) sin embargo creo que por ahora está bien. Lo que he mostrado hasta ahora es mayoritariamente de su colección Skull-Ptures. Os dejo un mini spoiler de su obra pictórica:

Dies Irae IX

HEDI XANDT — DIES IRAE IX

Tengo más cosillas en mente, pero es pronto para escribir. Espero este verano poder decir muchas cosas. Nos vemos pronto.

Hilando

Escrito por Katastrofekalos 04-04-2018 en recuerdos. Comentarios (0)

El otro día recordé junto a unos amigos una canción, o más bien una banda sonora entera. Un bonito ayer. PayDay 2 tiene una de las bandas sonoras más características y efectivas que he tenido el placer de escuchar. Esta banda sonora es instrumental, y abarca techno, drum n bass, house y big beat; es decir, es un revientacerebros de manual, y eso ME ENCANTA. Lo bueno de esta banda sonora no es su composición en sí, sino como se comporta en consonancia con los demás elementos del juego.

 Este es un juego en el que simulas ser un ladrón (o un grupo); te metes en su piel y decides cómo vas a actuar. El juego nunca te dice cuándo parar. Hay una inmersión total, especialmente en el personaje que manejas. Por tanto, una vez dentro de "la obra" es necesario que los demás elementos avancen contigo AL UNÍSONO. Aquí es donde PayDay va con ventaja. Hay 3 factores: Visual, narrativo y contextual. A la hora de jugar existen OLEADAS Y EVENTOS, los cuales se pueden presentar como herramientas reales, asaltos policiales, conversaciones, avisos de radio, alarmas... esos son los factores visuales y de entorno. Por otro lado, PayDay no tiene un guión o narrativa, o al menos no lo tiene como finalidad sino como una excusa para desarrollar los atracos; el problema viene al pensar si al jugador le interesa el "por qué" de todo eso. PayDay ha optado por algo más directo, que no obligue al jugador a pensar en la historia y establecer juicios, sin embargo los propios episodios son fieles a un argumento que aunque no se presente claro, existe. Con esto quiero decir que existe la historia, y que aunque esté en un segundo plano, estás obligado a seguirla. Y lo que es más importante, estás obligado a protagonizarla porque TÚ eres quien guía al personaje y toma decisiones. Tú desarrollas la historia, eres parte del medio. En último lugar, (y para hilar todo esto de una vez) hablo del contexto como factor. Bien, he hablado del desarrollo y mecánicas, pero no hay un entorno marcado aún. ¿Por qué existe esa acentuada inmersión de la que hablaba?

En PayDay puedes optar muchas veces por hacer un trabajo en sigilo o de forma "ruidosa". Cada método tiene sus riesgos y sus posibles recompensas, en tus manos está, como dije. Lo que ocurre es que PayDay se toma su tiempo, te deja en el lugar, con un cronómetro en la parte superior de tu pantalla, y tu te limitas a meditar tu estrategia y moverte según ves más acertado. La banda sonora está ahí desde el minuto 1, sin detenerse y en bucle. Escucharás una canción techno de como mucho 4 minutos durante 30, 40 o los minutos que necesites. No se siente repetitiva, es parte del ambiente y va contigo. Si optas por algo más sigiloso será más tenso y lento al principio, pero elijas lo que elijas, si alguien te ve y llama a la policía la canción tomará un nuevo tono que se vivirá en ambas opciones. Escucharás un fuerte sonido alertándote de que un civil te ha visto, seguido de un mensaje: "La policía está en camino". En ese momento verás el estropicio que has montado, el cronómetro avanzando de forma imparable, el botín a robar y varios coches patrulla a la entrada del local; y a su vez la canción romperá en alto con un mensaje en amarillo: "ASALTO POLICIAL EN MARCHA" 

La banda sonora no se detiene, desde que empiezas a jugar, hasta que acabas. Es un bucle. Pero está medido al milímetro, y sabe que eso juega en su favor. Ese cronómetro no está por nada, no te dejan actuar libremente por nada, no hay un fuerte sonido cuando un civil te ve por nada, no existe UNA canción para cada atraco por nada. Todo está medido para que tú, persona que juega, viva esa inmersión y verdadera preocupación cuando ocurre algún imprevisto. Quiere que estés tenso, porque no llevarte una bolsa de más supone perder dinero, porque hacer ruido puede alertar a la policía y NO SE SIENTEN CÓMODOS LOS ASALTOS, porque no se siente bien ver como te detienen cuando llevas 80 minutos de partida. Por ello te dan herramientas, el juego no quiere que abandones. Si aguantas lo suficiente y sacrificas puedes ganar tiempo y hasta ganar; puedes cambiar rehenes, puedes comprar elementos que te ayuden (inhibidores, munición, planes de huida...), puedes tener habilidades y roles así como estrategias. Todo para que pruebes, para que juegues. Y sí, te verás agobiado y encerrado, pero siempre tendrás una forma de salir. No quiere que te rindas, quiere que lo vivas en cada suspiro de alivio, en cada grito de ira, en el agobio de los asaltos, en el estrés, el tedio. Está todo medido, es intencionado. Si el juego es capaz de que vivas todo eso, puedes sentirte dentro.

Recuerdo haber estado nostálgico últimamente, siento que bachiller me quita la vida lentamente. Sin embargo he tenido mis momentos, mis ratos a deshoras. He podido recordar en compañía esta banda sonora, porque insisto, es muy característica por lo que transmite. El problema viene tirando del hilo, y es lo que pretendo con este post (en el título lo veis); pensar en esa banda sonora, especialmente al ver que era algo común, me hizo pensar en esos ratos jugando en compañía. Jugué por primera vez a PayDay en 2013, si mal no recuerdo. Éramos más malos que una patada en las costillas, pero lo pasábamos como nunca. Era divertido, había mucha tensión, luces, ruido, cosas que hacer... era como plantarse en un parque de atracciones sin colas. Eres dueño de todo lo que ves... Nunca conseguimos pasarnos cierto nivel, y cada intento nos llevaba 2 horas, pero nunca desistimos ni pensamos en ello. Con esto quiero recordar lo bonito de estas cosas pequeñas, diez tardes y mil madrugadas sintiendo un verdadero disfrute en compañía.

Con el paso de estos breves años hemos pensado que ese brillo se ha perdido, que los juegos (y todo en general) se siente de otra forma, menos vivo. Yo creo que en ese momento éramos más libres. Teníamos cierta inocencia y veíamos las cosas de otra forma. No obstante no me voy a quedar con eso, no quiero un simple "No" que prácticamente me he impuesto. Las cosas habrán cambiado, seré un señor que da paseos, sufre estudiando y escribe en un blog, pero tengo las mismas ganas de disfrutar de siempre. No acepto un no. Y pienso perder las mismas noches y hasta las tantas escribiendo, jugando, saliendo, haciendo lo que disfruto. Me voy a dar hoy toda la vida que me quito, para recordar mañana, de nuevo, lo bonito del ayer. 

Borrones y trazos

Escrito por Katastrofekalos 01-04-2018 en arte. Comentarios (0)

Siempre hay un momento para todo, y estos días han sido mi "momento de parar". He tenido muchas cosas en la cabeza, y he actuado conforme a estas. He dibujado, he pensado, he escuchado música, me he recluido y he salido. He actuado según los designios de mi curioso ser, y me ha gustado.

Hace poco leí algo curioso: Kandinsky no inventó la pintura abstracta, sino que fue otra persona. Persona a la que ocultaron, persona que vivió y murió en sombra. Hoy os vengo a hablar de una mujer, una de tantas que ha vivido "sin voz". Hablar de machismo sería dar un paseo por terreno conocido; así pues, guardo este pequeño e íntimo espacio para hablar de Ellas, que tanto lo merecen. Hoy os hablo de Hilma af Klint.

En primer lugar quiero introducir el arte abstracto. Según la RAE es un arte que no representa objetos de la realidad, sino formas nuevas. Si profundizamos 0,3 cm más veremos esto: "El arte abstracto es una forma de expresión artística que prescinde de toda figuración y propone una nueva realidad distinta a la natural. Usa un lenguaje visual de forma, color y línea para crear una composición que puede existir con independencia de referencias visuales del mundo real." y 0,8 cm más abajo tenemos esto: "La abstracción es el acto y el resultado de abstraer, lo que no se puede percibir directamente a través de los sentidos, aquello que excluye lo concreto y se aleja del aspecto exterior de una realidad. Cuando la palabra se aplica al ámbito artístico o a un artista, describe a la intención de no representar seres u objetos concretos, contemplando solo elementos de forma, color, estructura o proporción." Es confuso, pero creo que algo se entiende; el arte abstracto NO representa figuras, sino que utiliza SU LENGUAJE (con su significado propio) para decir algo, para expresarse y dar a ver una nueva realidad DENTRO DEL CUADRO. La abstracción es algo peligroso, excusa a muchos ineptos y hace que el término pierda significado, pero siempre se puede sacar algo bueno de aquí como ahora veremos.

Portrait of Hilma af Klint.jpg

 Hilma af Klint nació en 1862 en Suecia y murió en 1944. Fue artista y pionera del arte abstracto. En su juventud acudió a la escuela de Bellas Artes entre 1882 y 1887, por lo que fue de las primeras mujeres europeas en poder formarse académicamente en el arte. En un inicio ella no creaba este arte abstracto, sino uno naturalista (Sí, raro); lo que ocurrió es que pasados unos años empezó a frecuentar grupos... raros (Ocultistas y esas cosis), y de ahí vino el grupo Las Cinco (donde practicaban la escritura automatizada, como los pintores surrealistas) y las sesiones de espiritismo. No es de extrañar que pronto derivara en la abstracción. 

En primer lugar y en cuanto a su obra, Klint no explota el concepto de la forma o el color, sino que pretende representar "ideas invisibles" y es que ella creía que había una dimensión espiritual dentro de la propia existencia, y pretendía reflejar lo que había más allá de lo que el ojo puede ver.

Nunca se le permitió exponer su obra abstracta, y curioso es, porque sí pudo exponer su obra más naturalista y figurativa aun siendo lesbiana. A modo de curiosidad, ella dejó escrito en su testamento que no se expusieran sus obras hasta pasados 20 años de su muerte, porque el mundo no lo entendería. Se equivocaba. En 1925 dejó la pintura, el mundo ya tenía ese arte más que aceptado y el nombre de Klint no figuraba por ningún lado. No fue hasta 1986 que se expuso su obra por primera vez, y a decir verdad, nadie le dio importancia, ni siquiera el MoMA (Museo de Arte Moderno - Nueva York) quiso tenerla registrada. No fue hasta 2013 que en el Museo de Arte Moderno de Suecia redescubrieron su obra DESPUÉS DE QUE UNA MARCA DE ROPA LA ROBARA.

No me suele gustar el arte abstracto, pero hay ocasiones que... Quedaos con lo que dije antes: dimensión más allá, espiritismo, ideas inconcebibles... ahora ved estas obras suyas, se entenderán algo mejor. Y recordad: "La interpretación personal también es parte de la obra"

Hilma af Klint, abstracción, misticismo, arte, indiecolors

Creo yo que sin el contexto se entiende esta obra. Aún así, veo ideas como el conocimiento, una metafórica iluminación, un ascenso, trascender y ver más allá. Me parece que el color aquí es un acompañante que acentúa y cuenta sin palabras. La forma y composición  me dan el mensaje aquí: Ascender y poder sentir el verdadero saber, más allá de lo terrenal y humano. Klint se ha sentido como una deidad.

 

Esta obra es curiosa, con respecto a esa doble hélice, Klint fue la primera en utilizarla incluso 40 años antes de descubrir la estructura del ADN; toda una visionaria. De nuevo, transmite cierta dualidad, la existencia de cuestiones ocultas... refleja en cierto modo algo parecido a la obra anterior pero desde otra perspectiva personal, más tranquila y menos alumbrada. Hay un fuerte misticismo.

Cuando se dice que la obra de alguien trata X temas no pienso que se pueda mantener tan purista a su definición, pero así es. ¿No os da la impresión de que lo de abajo es un lago reflejando algo? Sea así o no, es una idea que puede ser recurrente en el pensamiento del espectador, y eso es parte de la obra, insisto. Rompe la cuarta pared, si es que existe (lo veremos en otro post). De nuevo, el color es un elemento común, la dualidad clara en este caso, y una figura circular que bueno, dejo al entendimiento de cada uno. Si coincidimos es que la abstracción funciona.

Os dejo con unas imágenes más, un aplauso para esas personas sin voz y en especial, para esas mujeres que fueron borradas de la historia.

Hilma af Klint, abstracción, misticismo, arte, indiecolors

The Dove, 1915

Resultado de imagen de hilma af klint obras

Resultado de imagen de hilma af klint obras


Tú, Café.

Escrito por Katastrofekalos 23-03-2018 en café. Comentarios (0)

Hacía tiempo que quería decir cosas, pero... han ido ocurriendo cosas. Sea como fuere, este es el momento. Cuando me pongo a escribir, siento algo diferente, no porque sea algo muy "poético" o romántico, sino porque el contexto me permite estar a gusto: Brisa, cielo gris, mi esquinita junto a la ventana... y para disfrutarlo más, un café. Este es un placer más allá de la norma; es la guinda del pastel, el toque, la joya de la corona.

Oigo mi despertador y lo primero que invade mis pensamientos es "AAAAAAAAA" PERO lo siguiente es "Líquido elemento, ven a mi" y no es para menos, consigue despertar a un ser más muerto que vivo como lo soy yo mismo. Quizá sea el olor... macerado, homogéneo, intenso, algo amargo pero nada desagradable. Quizá sea el aspecto... terroso, tostado, perdido entre leche de soja, y dejando en su superficie alguna mota o marca de presencia. Quizá sea el sabor... fuerte, regular, amargo en su justa medida, cálido y amigable. O quizá no sea nada de eso.

El café, igual que cualquier otra cosa, tiene su momento. Pero precisamente el café tiene una particularidad: tiene muchos momentos. Por la mañana después de maldecir la propia existencia, por la noche para entrar en calor, o por la tarde cuando te apetece escribir y buscas gozar de la soledad; un tarde recordando viejas amistades, perdido sin saber qué hacer,. El café sabe moverse, tanto que cada persona tiene su tipo de café: Solo, cortado, con leche, macchiato, o capuccino... cada uno a su manera, amargos, dulces, espumosos, vistosos, prácticos... cada uno con su pareja.

El café no entiende de días o épocas. Triste, animado, cansado, indignado con el mundo o perdido en la nada. SIEMPRE ESTÁ ABIERTO PARA UNO. Cuando escribo, en la soledad de mi habitación, me acompaña algo de música y una taza de café, una intensa y profunda taza que no vive más de media hora. No importa cómo haya sido mi día, siempre sabe bien, siempre sabe acompañar. Es igual de encantadora, bien sean cerca de las 7 de la mañana o las 7 de la tarde. ¿Qué tendrá?

No me dejes nunca, café. Quiero sentir cada día como mi mirada se pierde en tu oscuridad. Quiero ver señales, unas que me griten que me equivoco al tocarte, que me dejes jadeando. Quiero tomarte solo, ¡y en compañía! Sé tan amargo y tan dulce como siempre, sé gentil, sé suave. Te quiero en mis mañanas de perdición, en mis tardes de desesperación y en mis noches de búsqueda. Deja que me arrepienta de estar contigo a horas indecentes, solo por acordarme de ti una vez más cuando me vaya a dormir y no sepa cerrar los ojos. Estemos juntos hasta en soledad, porque no sabemos qué día tendré que dejarte. Quédate conmigo un día más, pero no hagas que te eche de menos mañana.

¿Que tienes, "Café"? ¿Qué tienes que decirme?